Análisis del campo agrícola.

Lo  más corriente a la hora de realizar un análisis de suelos,  es para saber la fertilidad que dispone de nitrógeno, fósforo, potasio y oligoelementos. Pero antes de conocer estos parámetros es importante determinar otros muchos factores, físicos, químicos y biológicos, que no siempre se toman en cuenta, ya que la disponibilidad en nutrientes no sólo depende del nivel de éstos, sino de la disposición de cada suelo para hacerlos Ilegar a las plantas. Por estos motivos antes de encargar cualquier análisis de fertilidad es necesario conocer  la parcela, pues las propiedades  de ésta van a definir el tipo de “fertilización que necesita.

Análisis del suelo agrícola.

El análisis del suelo agrícola sirve para saber cuántos nutrientes hay disponibles para las plantas , y para saber  la cantidad  aplicar de fertilizante para obtener un rendimiento de cultivo esperado.

Cuanto mayor sea el nivel de los nutrientes en el análisis de suelo, menor es la cantidad necesaria de fertilizantes. Aún a niveles altos probados, algunos nutrientes deberían provenir de los fertilizantes a fin de mantener la fertilidad del suelo y la productividad.

Hay diferentes clases de análisis de suelo. Sin embargo, el principal problema es relacionar el método pertinente de extracción de nutrientes por un suelo determinado con los rendimientos correspondientes (calibración).

Si su estación experimental ha conducido los análisis de suelos y experimentos en el campo y ha relacionado (calibrado) los análisis de los suelos a las respuestas de los cultivos a los fertilizantes, usted debería llevarle las muestras del suelo. Ellos serían capaces de dar entonces una interpretación correcta del resultado del análisis de suelo y la correspondiente recomendación del fertilizante.

Cómo tomar una muestra de suelo

La muestra debe tomarse muy cuidadosamente. No se debe mezclar diferentes tipos de suelos. Si en un campo alguna área del suelo parece diferente, o si el crecimiento del cultivo es significativamente diferente del resto, tomar una muestra separada de esa área.

Para un análisis completo de suelos con  medio kilo es suficiente, hay que desechar las piedras que pueda contener. Lo mejor es preguntar al laboratorio qué cantidad necesitan para  realizar el análisis antes de ir al campo a recoger las muestras, ya que se puede evitar transportar demasiada o poca tierra para analizar.

Las muestras deben recogerse en bolsas de plástico limpias y deben ser etiquetadas convenientemente.

Las etiquetas en el interior de las bolsas suelen deteriorarse y en ocasiones son ingeridas por algunos organismos del suelo, por eso lo mejor es ponerlas en la parte exterior de la bolsa. La información de cada bolsa debe tener como mínimo un número y el nombre del propietario. Este número debe estar registrado en una nota adjunta donde se explique de dónde procede exactamente (parcela, punto, horizonte o profundidad, etc.)

En general no es necesario secar la tierra antes de enviarla al laboratorio, solamente si estuviera excesivamente húmeda y se quisiera disminuir el peso para el envío, usar papel de periódico.

No se debe usar ninguna fuente de calor para este propósito, sino dejarlas secar simplemente dejando la bolsa abierta durante unos días.

Las herramientas para tomar una muestra

Son un taladro para suelos (barrena) o herramientas de muestreo o una pala y una cuchilla, una bolsa,  cubo limpio o un contenedor (ser cuidadoso que el cubo o el contenedor no hayan sido utilizados previamente para esparcir fertilizante!)

Con una pala excave y haga un corte en forma de V a una profundidad de 15 a 20 cm. Con su cuchilla separe ambos filos de la paleta dejando la franja central del suelo en la pala de 2 cm de ancho.

Tome alrededor de 20 franjas centrales de palas o barrenas del terreno al azar (de 1 hectárea máxima) o de una parcela de terreno para una muestra compuesta. Ubique las franjas centrales en el cubo limpio y mézclelas a fondo. Tome una pequeña muestra de 0,5 kg del suelo mezclado (normalmente después de secarla al aire en una hoja de papel limpio) y ubicarla en una bolsa de papel limpia o en una pequeña caja.

Usted logrará los resultados más confiables y útiles del análisis de suelo cuando la muestra del suelo es tomada después de la cosecha del cultivo y antes de sembrar y fertilizar el siguiente cultivo.