Carencias y Excesos de Cloro CI en la Marihuana.

El Cloro es un elemento químico de símbolo Cl, número atómico 17 y peso atómico 35.453. El cloro existe como un gas amarillo-verdoso a temperaturas y presiones ordinarias. Es el segundo en reactividad entre los halógenos, sólo después del flúor, y de aquí que se encuentre libre en la naturaleza sólo a las temperaturas elevadas de los gases volcánicos. Se estima que 0.045% de la corteza terrestre es cloro. Se combina con metales, no metales y materiales orgánicos para formar cientos de compuestos

El Cl- es un nutriente vital, es esencial para la vida de las plantas. El Cl- está involucrado en muchas reacciones energéticas de la planta, especificamente en la descomposición química del agua en presencia de la luz solar y en la activación de varios sistemas enzimáticos.

Este nutriente está también involucrado en el transporte de cationes… como el potasio (K), calcio (Ca), magnesio (Mg)… dentro de la planta, regulando la apertura y cerrado de las células guardianas en los estomas, controlando de esta forma la pérdida de agua y el estrés de humedad… y manteniendo la turgencia.

El ciclo del cloro

El Cloro se encuentra en la naturaleza principalmente como cloruro.

La principal fuente de cloro son los océanos donde se encuentra como Cloruro de Sodio con una concentración aproximada del 3 al 3,5%.

La fotolisis de cloruros de la sal marina en la atmósfera produce de 2 a 50 kg de ácido clorhídrico por hectárea. Se estima que las erupciones volcánicas emiten a la atmósfera de 0,5 a 11 millones de toneladas de cloro al año, principalmente en forma de ácido clorhídrico.

La presencia del ion cloruro en las plantas, madera, suelo y minerales hace que su combustión produzca inevitablemente compuestos organoclorados (incluyendo dioxinas y furanos). Por consiguiente los incendios forestales, la quema de matorrales y vegetación, así como los volcanes (por ej.: Sta. Helena y Kilauea) producen cantidades significativas y, en algunos casos, masivas de cloro metano.

Las biomasas marina y terrestre emiten, en total, unas 5 millones de toneladas anuales de dicho compuesto, sobrepasando las emisiones debidas a la actividad humana, que son solamente del orden de 30.000 t/año

Beneficios del Cloro en las plantas:

  1. Activación de enzimas. Se requiere Cl- para la activación de por lo menos tres enzimas que son la amilasa, la espargina sintetasa y la ATPasa, pero es probable que el Cl- se encuentre envuelto en la activación de muchas otras enzimas.
  2. Funciones osmóticas. La habilidad del Cl- para moverse rápidamente a través de las membranas celulares, combinada con su baja reactividad bioquímica, hacen que el Clsea particularmente adecuado para el proceso de ósmosis en la planta. La acumulación de Cl- y otros solutos en la célula disminuye el potencial osmótico intercelular e incrementa de esta forma la hidratación y turgencia de la célula
  3. Tasa de multiplicación celular La deficiencia de Cl- reduce la tasa de multiplicación celular en las hojas reduciendo de esta manera el crecimiento foliar.
  4. documentado a través de investigación científica el efecto del Cl- en la reducción significativa o eliminación de por lo menos 15 diferentes enfermedades foliares y de raíz en 10 cultivos diferentes. Se considera que los principales mecanismos involucrados son los siguientes:

* Inhibición biológica: Las adiciones de Cl- estimulan el crecimiento de ciertos microorganismos del suelo que son antagónicos al crecimiento y virulencia de ciertos patógenos de las plantas.

* Osmosis: La reducción del potencial osmótico que resulta de la acumulación de Cl- en los tejidos vegetales altera la habilidad de los patógenos para infectar y desarrollarse en la planta hospedera

Síntomas de deficiencia del Cloro.

La deficiencia de cloro, puede presentarse si, de manera permanente, el sustrato contiene menos de 2 ppm de esta sal. Sus síntomas se presentan como manchas cloróticas acompañadas de puntos necrosados localizados entre las venas o en las orillas de las hojas más jóvenes.

En casos avanzados, la deficiencia de cloro puede provocar marchitamiento. Ambas deficiencias son raras, puesto que estas sales se encuentran en la mayoría de las fuentes de agua, así como en los fertilizantes (como impurezas).

Solución para corregir la deficiencia de Cloro.

Los síntomas por exceso de cloro son bastante parecidos a los producidos por la deficiencia de potasio.
El cloro no se aplica como fertilizante directo, porque los residuos vegetales suelen bastar para cubrir las necesidades de los cultivos.
La presencia de niveles altos, o incluso excesivos, de sodio o de cloruro en el sustrato de cultivo, muy probablemente se deba al agua: analícela.

Los problemas pueden surgir si estos niveles exceden de 50 ppm en el caso del sodio y de 70 ppm en el caso del cloruro. Ante esta situación, es importante permitir que el agua salga por completo de cada contenedor cada vez que se irrigue (lixibiar), así se minimiza el riesgo de acumulaciones.

Tampoco los niveles de fertilidad pueden caer por debajo de lo normal, ya que los iones residuales serían absorbidos en mayor proporción, comprometiendo el aprovechamiento de los elementos realmente importantes.

Monitoree los niveles de sales en su sustrato por lo menos cada semana o cada quince días, pues se acumulan rápidamente.

Si los niveles de sodio o de cloruro en el agua son superiores a 150 y 200 ppm respectivamente, su mejor alternativa será la ósmosis inversa.

Green-ForestUtilizar un fertilizante completo como el Green Forest.

Los microelementos utilizados en Green Forest, son quelatos por EDTA, y 100% solubles por las plantas, y por sus características de formulación, destacan por su alta solubilidad, se disuelve rápidamente y sin dejar residuos, incluso en aguas duras o frías.

– Incremento en el crecimiento y la floración.
– Aumento de la vegetación y mejora de la producción.
– Plantas más verdes y sanas.
– Estimula la producción de clorofila.
– Los tallos son más gruesos y firmes.
– Puede ser usado en toda clase de sustratos y sistemas.
– Resistencia contra plagas y enfermedades.
– Mejorar las condiciones de nutrición del entorno radicular.
Síntomas de Exceso de Cloro.

El exceso de cloro provoca que las puntas de las hojas se tornen marrones y en casos extremos, pueden ponerse amarillas y caer de la planta, de acuerdo con la Universidad de Stanford. El exceso de cloro en la hierba provoca vetas progresivas en las hojas entre la punta y la zona en que se curvan, de acuerdo con el Alabama Cooperative Extension System. Deficiencia de cloro en hojas provoca que se marchiten, volviéndose de  color   amarillo  o bronceado por deficiencias en la fotosíntesis; excesiva ramificación de las raíces laterales, que ayudan a proporcionar agua y nutrientes a la planta, y la muerte eventual de tejidos..

Soluciones para eliminar los excesos de Cloro.

Existen algunos elementos que son esenciales para las plantas pero en altas concentraciones pueden ser tóxicos.

La toxicidad depende de las condiciones del suelo, el material original, el manejo de los cultivos (fertilización, riego, etc)

Lixiviar el sustrato ayudará a eliminar el exceso de Cloro y de otros nutrientes saturados.

Un agua que contiene concentración de cloruro de menos de 150 mg / l es seguro para la mayoría de los cultivos, siempre que se apliquen las prácticas adecuadas del manejo de riego.
CB-AntioxEn Radical Nutrients disponemos de un producto especifico para romper las sales disueltas. C.B. Antiox te puede ayudar a (lixiviar-limpiar) o romper las sales acumuladas en el sustrato y raíces.

  • Desintoxica las plantas y limpia la sabia de radicales libres.
  • Paraliza la oxidación de las moléculas y atrapa los radicales libres que son muy dañinos para las células.
  • Disminuye el estrés salino provocado por altas y bajas temperaturas.
  • También debe aplicarse cuando las plantas son intoxicadas por trataminetos fitosanitarios o exceso de sales procedentes de los fertilizantes.
  • Produce mayor apertura de estomas, con lo cual en la planta aumenta y mejora la respiración.